Testimonios

Descubre las historias de las personas que se atrevieron a cambiar sus vidas.
Inspírate y da el primer paso para que seas tú quién sirva de motivación a otros.

Ivonne Aguilera

Futura Emprendedora — Ecuador

“Antes de conocer el ho’opopono mi vida no tenía ni principio ni fin”

Mi nombre es Ivonne Aguilera soy de Ecuador tengo 36 años divorciada con 4 niños. Les cuento que antes de conocer que es el ho’opopono mi vida no tenía ni principio ni fin, no tenía organizada mi mente y mi carácter era explosivo y deprimente, por todo los problemas que me acontecían cuando empecé con la práctica del ho’oponopono lo hice un poco incrédula ya que me decía, “¿cómo puede un grupo de palabras cambiar mi vida?” Pero bueno, puse la fe en mis acciones y lo comencé a realizar día a día.

Cuando continuaba con el reto me sentía más liviana, menos estresada más alegre y optimista, y eso se dio a notar con todas mis amistades, ya que veían en mi ese cambio. Yo repito cada rato y es como digo yo, por arte de magia cambia mi sentir y me vuelto más paciente, más tranquila, no tengo malos pensamientos.

Lo recomiendo, es una técnica muy buena. La maestra Keny Aparicio es muy linda y gracias a ella y la oportunidad de conocerla, mi vida cambio mucho. Gracias, gracias, gracias.

Lo siento, por favor, perdóname, te amo, gracias. ❤ 😘 💫 🌟


Viviana Saban

Futura Emprendedora — Argentina

“El ho’oponopono cambió la proyección de mi propio mundo “

Es gusto para mi compartir mi testimonio con ustedes sobre mi transformación con el Ho’oponopono. Yo digo que apareciste en el momento justo. Mi nombre es Viviana Saban, soy de Argentina, Santiago del Estero, tengo 36 años, tres hijos, arrimada con el padre de mis hijos.

El ho’oponopono fue un cambio en mi vida, al decir las palabras, fue cambiando la proyección de mi propio mundo más bien encontrarme conmigo misma, perdonarme en un montón de cosas que hay q estar bien con uno mismo para después seguir.

Yo siempre ponía primero a los demás, mi gran error (cambien esa mentalidad) y de ahí en más fui transformándome, también evitando los conflictos diciendo las palabras: es algo maravilloso. Agradecida a vos Keny, los deseos, los sueños se cumplen. Dios lo sabe, el Universo lo sabe. Gracias, gracias, gracias.


María del Socorro Macías

Emprendedora — México

“Empecé el reto y un cambio en mi vida ha surgido”

Muchas gracias Keny. Gracias por esta formación del ho’oponopono está cambiando mi vida. Mi nombre es María del Socorro Macías, tengo 64 años, 3 hijos, 8 nietos y un bisnieto. Vivía una vida con depresión, baja autoestima, no conocía nada del Ho’oponopono.

Empecé el reto y un cambio en mi vida ha surgido, realizando día a día el reto empiezo a ver cambios en mí, día a día. Tomo las cosas con más calma haciéndome responsable de mis pensamientos y cambiando mis paradigmas por las palabras lo siento, por favor, perdóname, te amo y gracias, todo está cambiando.

Gracias Keny,  por darme esta oportunidad para despertar e iniciar este cambio en mi vida.


Silvia Ureta

Emprendedora — Argentina

“Pude descubrir que la divinidad habita en mí”

Hola Keny, agradezco infinitamente la bendecida oportunidad que me diste de conocer y profundizar la técnica del Ho’oponopono. Con los ejercicios me di cuenta de lo valiosa que soy, mirarme de manera amorosa y volver a  creer y darle cabida a los sueños de mi niña interior.

Pude descubrir que la divinidad habita en mí, como así también en cada ser. Por lo tanto miro a mi prójimo con más amor y respeto. Estoy aprendiendo a perdonar y soltar todas. Las situaciones dolorosas de mi pasado a través de las palabras mágicas… y están dando resultados increíbles!

Desde empezar mi propio proyecto laboral, mirar mi herencia materna, ya no como una especie de Cruz que cargué media vida, sino como la posibilidad de crecer y co-crear mi propio estilo y forma de llevar un negocio familiar. De la nada se venderá un terreno que hacía años estaba bloqueado en papeles, ¡y milagrosamente se destrabo! El nacimiento de mi nietita, bálsamo de inmensa felicidad. Sumo a todo el maravilloso y cálido grupo del ho’oponopono. Dios te bendiga Keny y a cada una de mis valiosas hermanas.


Lilia

Futura Emprendedora — Colombia

“El reto me permitió conocer más sobre el ho’oponopono”

Hola, mi nombre es Lilia, soy de Colombia, tengo 41 años, madre de 2 hijos, vivo con mi compañero y mi madre. Acerca del Ho’ponopono conocía algo muy por encima, Keny nos invitó a realizar un reto que me permitió conocer más acerca del tema y lo más importante: como aplicarlo. Es así como siento y veo los cambios en mi vida, desarrollando las tareas del reto las cuales sigo aplicando en mi día a día estoy en un proceso de transformación, trato de tomar las cosas con más calma mejorando mis relaciones con las personas de mi alrededor.

Lo más interesante fue como Keny interactuó por medio del reto y me sentí influenciada (de manera muy positiva) porque sus interpretaciones y consejos fueron muy acertados, demostrando su profesionalismo y entrega, es una gran coach. Me siento muy agradecida por esta gran oportunidad.


Nory Bazante

Emprendedora — Colombia

“El ho’oponopono me llevó a un despertar”

Soy Nory Bazante Guzmán. Soy Colombiana, pero resido en Ecuador hace 20 años tengo un hijo y una nieta a la cual cuido. Soy la 11 entre 15 hermanos, 5 ya no están con nosotros en este momento. Todos viven en Colombia.

Conocí a Keny Aparicio por medio de Facebook, me atrajeron mucho las reflexiones y los post que Keny publica: son una realidad. Cuando ella habló del reto del Ho’oponopono me interesó muchísimo y me inscribí. Y no saben desde que comencé con la práctica del ho’oponopono y  hasta el momento está ocurriendo en mi en mi un cambio extraordinario, me siento más liviana, más humana más yo. 

Me enseñó  a analizar mi pasado  como nunca antes lo había hecho y a soltar mis miedos mi negatividad ahora cuando los siento, respiro y digo las palabras mágicas y el resultado es inmediato. Hacia algunos días que había empezado con la práctica de este maravilloso método hawaiano y  me atracaron en plena calle sentí muchísimo miedo e inseguridad pero a los segundos dije las palabras mágicas y  me sentí diferente con menos miedo y más segura de mí misma lo tomé como una prueba de lo divino mientras limpio mis memorias.

Si hubiera sucedido esto antes del reto hubiera maldecido y me hubiera hecho la victima ante los demás. Pero no fue así. Poco a poco he recuperado lo que perdí y este reto me ha llevado a no juzgar, a no criticar, a liberar la ira, a no sentir la necesidad de tener siempre la razón y muchas cosas más que me demoraría demasiado en describirlas.

 En resumen, el ho’oponopono me llevo a un despertar a una meditación constante, a conectarme con mi niña interior a liberar y a soltar todas las memorias erróneas que hay en mí que aunque no soy culpable soy responsable. 

La gran enseñanza que esto me ha aportado es que además de ser yo 100% responsable de lo que pienso hablo y digo también he aprendido a mantenerme en paz en medio de la tormenta. Gracias, gracias, gracias Keny, es muchísima tu ayuda, que la divinidad mande a ti cada día más luz y mil bendiciones para que sigas ayudando a más personas que somos muchas las que necesitamos ese despertar. Lo siento, perdóname, por favor, te amo, gracias.


Dolores Mesa Pérez

Auxiliar Ejecutiva — Colombia

“Estas palabras hacen de mi vida una bendición”

Keny, estoy muy agradecida con Dios y el universo por tu vida. Soy colombiana tengo 55 años, divorciada, seis hijos, 10 nietos, no tengo pareja, me desempeño como auxiliar de oficina en el área de archivo en una gran empresa. La semana que inició el reto, tuve tres o cuatro situaciones que me estaban deprimiendo. Me di cuenta de mi carácter fuerte, como también sé que me amo, desde el fondo de mi corazón, aprendí que todo está encapsulado en mi mente. Sentía muchísimo rencor por el padre de mis hijos a quien liberé de mi mente y por fin lo dejé ir, sentía culpabilidad por mis frases o palabras que decía. Con honestidad y con el reto y tu auto ayuda entendí que no me debo sentir culpable por un no, como también las hermosas palabras de lo siento, por favor perdóname, gracias, te amo.

Estas palabras hacen de mi vida una bendición pues sé que cada una limpian mis memorias y no solo la mía sino también de mis descendientes, aquella parte del amor también me puso a pensar ver con ojos de amor, pensamientos de amor.

Hablar desde el amor, el reconocer mis errores, perdonarme, amarme, agradecerme, saber que soy importante para mí misma, entender que mi vida no es un porqué, es un para qué, gracias Keny por tanta enseñanza y dedicación para este hermoso grupo y en verdad  nosotras cambiamos y las personas en nuestro entorno se dan cuenta que somos diferentes, al igual los tips del masterclass, muy interesante para emprender. Keny, gracias, gracias, gracias, Dios te continúe bendiciendo.


Evelyn Macías

Ingeniera en Marketing — Ecuador

“He vivido milagros inesperados”

Hola, soy Evelyn Macías, Ing. en Marketing, soy de Ecuador. El Ho’oponopono me ha ayudado a aceptar y a borrar memorias del pasado que bloqueaban mi vida en la actualidad y por ende mis proyectos; he vivido milagros inesperados, además me ha limpiado de malas energías, durante 3 años sufría de insomnio, amanecía y yo seguía sin poder conciliar el sueño, ahora duermo sin ningún problema y hasta tengo más energía para realizar cualquier actividad: me siento muy feliz con esto.

Mi autoestima se ha ido levantando, sé que aún tengo que seguir trabajando en mí, porque esto es un proceso, al mismo tiempo sé que pronunciando las palabras mágicas en el diario vivir, absolutamente todo se va solucionando. Le agradezco a Dios infinitamente por haber puesto en mi camino a Keny. Que Dios te bendiga Keny y llene de luz tu vida.

Gracias, Gracias, Gracias


Silvia. L. Calzone

Conductora independiente de Dakar — Argentina

“Keny tiene las palabras justas”

Keny tiene las palabras justas y todo lo que enseña, si uno las aplica, funciona. Gracias gracias gracias. Gracias, lo siento, perdóname, por favor, te Amo ❤️❤️❤️.

Recomendable 100%. Keny es una guerrera de la vida que enseña con su propia experiencia. Al ayudar a los demás te ayudas a ti mismo. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS KENY POR TODO!


Marta Goito

Masajista y docente de escuela primaria — Argentina

“Gracias a ese Ángel que el Universo puso en mi camino”

Hola, soy Marta de Misiones, Argentina. Me siento una persona muy bendecida desde el momento que decidí unirme al Reto del Ho’oponopono, brindado por un ser de luz: Keny Aparicio, quien desinteresadamente y sin conocerme me brindó herramientas que están transformando mi vida, me enseño que soy un ser divino, que tiene derechos a recibir toda lo que desee, me enseñó a borrar memorias que hacían de mí una persona permisiva, resignada, intolerante, servil.

Le agradezco infinitamente pues recién estoy dando los primeros pasos en este renacer y los resultados son muy buenos, aún me falta mucho por aprender pero como ella me enseñó, sé que puedo, si realmente lo deseo lo voy a lograr. Gracias a ese Ángel que el Universo puso en mi camino hoy tengo otras expectativas. Gracias, gracias, gracias, lo siento, por favor, perdóname, ¡te amo! Que el Universo multiplique las bendiciones recibidas y que muchos seres más puedan acceder a estos conocimientos. ❤❤👍👍💥💥


Yohama Díaz

Operadora socio sanitaria — Italia

“Me he reencontrado gracias a Keny”

Soy Yohama y adoro la palabra “armonía“. Soy una mujer que se está (re) enamorando de sí misma. Vivo en Torino, Italia y soy cubana.He sentido siempre la necesidad de conocer, estudiar temas relacionados al mejoramiento personal.

Conocí a Keny a través de la página Instagram de una coach en productividad que yo sigo, pues Keny Aparicio le había hecho una entrevista a la coach y de verdad me gustó como Keny condujo esa charla y decidí “seguirla” en sus redes: Youtube y Facebook. Para mi sorpresa participé en su reto y ha sido sorprendente sentir como a través de los ejercicios del reto, yo me haya reencontrado y analizado serenamente. En fin, gracias Keny.


Daiyanis Zamora

Emprendedora — Cuba

“Mi proceso de curación interior”

Hace algún tiempo me encontraba un poco deprimida, pues estaba viviendo una situación estresante que me tenía triste, de un momento a otro todos los planes de mi vida comenzaron a verse imposibles de realizar y una tristeza inexplicable comenzó a adueñarse de mis emociones cada día.

Mientras más tiempo pasaba más deprimida me encontraba y lo peor del caso es que ya no distinguía la causa ni como había comenzado todo. Para  suerte mía no solo tengo la mejor tía del mundo sino también la mejor coach que con paciencia y comprensión escuchó mis razones y comprendió mis motivos, con máximo cuidado y suma inteligencia me inició en un proceso de curación que comenzaba en mi interior.

Hoy  puedo decir abiertamente que estoy curada y aunque se que los fantasmas de la depresión acechan en cada esquina puedo sonreír al saber que no solo cuento con las herramientas para hacerle frente sino también que cuento con la mejor coach y la mejor tía del mundo, bendición doble por  la que me encuentro super agradecida a mi Dios. ¡Gracias tía Keny por existir!


Graciela Ludueña

Emprendedora – Argentina

“He salido adelante”

Aprovechen lo que les está ofreciendo Keny, es muy bueno: maravilloso. A mí ya me ayudó, yo he salido adelante con mi trabajo y mi vida personal. Todos los días recibo pruebas de que realmente funciona.

Escuchen a Keny y hagan el trabajo con ella: no se van a arrepentir. A mi me está yendo muy bien y siento que esto recien empieza.


José Acosta

Emprendedor – Nueva York, USA

“¿Cuándo empezamos?”

Conocí a Keny en un momento de duelo donde todo se me vino encima. Salí de mi país en busca de un mejor futuro y, cuando llego a USA, me doy cuenta que las cosas no son tan fácil como dicen. Consulto con Keny sobre mis planes, lo dura que es la vida en USA y con los ojos llenos de lagrimas le dije: “Esto no es para mí“. Keny me respondió: “José, pautemos una cita y hablemos de tus planes. Has llegado a la persona correcta yo soy coach en desarrollo de vida y si quieres te puedo ayudar“.

Me parecía algo un poco descabellado que alguien mas joven que yo pudiera ayudarme. Sonreí y le dije que sí, ella me respondió: “El peor error del ser humano es creer que lo sabe todo cuando ha llegado a cierta edad, pero lo más malo es no tener fé y no creer en si mismo, ¿crees en Dios, José?” me pregunta Keny, le digo que sí, que soy cristiano evangélico. Ella me mira fijo a los ojos y me dice: “No te engañes José ,quién cree en Dios debe creer también en si mismo y, sobre todo, debe saber que su fé tiene que ser mas grande que el universo. La fé levanta montañas, abre caminos y hace que usted crea en lo que no vé y todavía no es un hecho. Si necesitas mi ayuda puedes contactarme, pero solo si crees que estás dispuesto a darle un cambio a tu vida, a tomar acción y a tener fe.”

Sus palabras me dejaron pensando toda la noche y al día siguiente la llame y le pregunté: “¿Cuándo empezamos?

Conclusión: Hoy me he convertido en una persona de fe, soy más positivo y me siento más inteligente. No me pierdo ni una sola clase de Keny y no pienso perderme ningún taller ni los cursos que publica regularmente. Gracias a Keny he descubierto talentos escondidos en mi. He aprendido a controlar mis emociones y me estoy preparando con mucho afán para mi emprendimiento. Me he convertido en uno de sus VIP. Como evangélico que soy, le pido a Dios cada día que a Keny le valla bien en toda su carrera, en su salud y en su vida personal porque quién bien hace, bien debe recibir.


Rosandra Arias

Emprendedora – Cuba

Cómo ser una emprendedora

Mi nombre es Rosandra Arias y quiero dar mi testimonio en cuanto al trayecto que he hecho con la mejor coach de vida que haya podido conocer: Keny Aparicio. Lejos de ser mi coach personal también es mi tía. Soy una joven cubana y, viviendo en Cuba, siempre he sido una soñadora en cuanto al tema de emprender. He querido tener mi propio espacio para lo que es makeup, adoro el fashion la moda el maquillaje y todo lo que refiere a esta linea de trabajo.

Apenas estoy terminando mi bachillerato, pero he querido emprender y no sabía como hacerlo. Veía en los demás que lo hacían y yo me preguntaba: “¿cómo lo hago, qué necesito, cómo llegar hasta allí?“. Lo que más me dificultaba no es el conocimiento del fashion pues esto lo tengo bien claro, sino como podía yo llegar a ser una emprendedora popular en las redes sociales y desarrollar este trabajo también físico con pocos recursos y viviendo en Cuba.

En Cuba para hacer pequeñas y grandes cosas la carrera es más dura y larga que si vivieras en otra parte del mundo. No les voy a explicar a que se debe pués no es secreto para nadie de la situación de Cuba.

Un día hablando con mi tía Kenia Aparicio Pacheco le planteo mis sueños y un poco triste le dije tía quiero emprender y me siento atada, porque no sé cómo hacerlo ni como es el camino y viviendo en Cuba aquí hay de todo tipo de profesional menos un coach de vida y emprendimiento que me oriente. Mi tía riéndose me dice: “¿De verdad que quieres emprender Lulú, quieres ir por tu sueño, estás preparada mentalmente para este camino?”

Después de que ella me hiciera un montón de preguntas y yo le respondiera a todo que sí, me dice: “Bienvenida a mi Academia, Rosandra Arias Aparicio, alias: Lulú. Si me lo permites yo seré tu coach. Dime cuando empezamos y yo estaré desde ya organizando para que hagas un trayecto el que mejor se adapte a tus objetivos, metas y necesidades.”

Estoy súper agradecida por toda la ayuda que me ha dado mi tía y mi coach Keny Aparicio. En tan poco tiempo ya estoy viendo resultados. Yo he aprendido mucho en estos últimos dos meses, no solo a desarrollarme personalmente sino a definir bien mis metas y objetivos ver las cosas con más claridad y pese a las cirscunstancias en Cuba, usar bien las redes sociales y como ser un mejor autónomo. Y tener una mejor administración.

Esto es el principio del camino y le agradezco a Dios por haberle dado a mi tía toda la sabiduría e inteligencia y capacitación para que pueda ayudar todas las personas que estén interesadas. No tengo palabras para describir el gran respeto, cariño y afecto que siento por Keny Aparicio Pacheco. Gracias tía por tu paciencia, y por todo lo que me has enseñado. Dios te bendiga mucho.


Rosario Macías

Emprendedora – Nueva Jersey, USA

Doctora Éxito

Ante todo quiero dar las gracias y brindo por mi éxito y por Keny Aparicio, mi coach personal. Gracias a sus consejos y liderazgo como coach personal de vida, he podido cambiar mi forma de pensar y en poco tiempo mi vida ha dado un cambio increíble. Ahora me siento más segura de mi misma y se que puedo lograr todo lo que me proponga en mi vida. Esto es un trayecto, pero lo lograré. Hoy soy una mujer positiva. Mis miedos desaparecieron y me estoy preparando y estoy abierta al conocimiento para emprender.

Yo he nombrado a Keny como mi éxito, he dejado de llamarla por su nombre ahora le digo mi Doctora Éxito porque eso es lo que ella provee. Todo lo que sale de su corazón y de su boca en particular y en profesión es para uno enriquecerse. Como dice ella misma, pensar que nos toca poco o que nacimos para ser poco, es un pecado. Ahora soy otra mujer con otros pensamientos, soy fuerte, positiva y segura de mi misma, las puertas de la abundancia se me abrieron.

Keny no es sólo una coach, también es una amiga, una psicóloga y una maestra increíble. No te juzga, te escucha con atención y lo mejor de todo es que tiene soluciones para todo.

No tengo palabras para describir lo que ella ha hecho por mi por eso hoy brindo por ella y por mi y le pido a mi Diosito que cada día bendiga a esa gran mujer y profesional que es Keny Aparicio Pacheco, mi Doctora Éxito.