“Escucharte es el principio de la mejor relación contigo mismo”

Keny Aparicio Artículos

Aloha!

Vivimos en una sociedad donde todos creen tener la razón estar realizados y haber hecho lo correcto mientras que más de la mitad de la población mundial sufre de no haber alcanzado su propósito o éxito en lo personal y profesional.

Hoy en día está de moda el tema del desarrollo personal y la motivación y no dudo un solo instante en que esto nos ayuda y nos da un empujón para que descubramos nuestro propósito o misión y la pongamos en marcha ayudando así a los demás a ser mejores.

Pero si de verdad quieres un empujón yo te invito primero a que te escuches a ti mismo. ¿Cómo? Escucharte es el principio de la mejor relación contigo. Todas las mañanas al abrir los ojos usa como mantra el agradecimiento. Agradece por estar vivo y por todo lo que tienes en ese momento y pon atención a tus palabras y la emoción con la que la dices, tú diálogo interno y tu actitud determinan tu día.  Pregúntate a ti mismo qué quieres, cuál es tu anhelo del alma.

No estas obligado a seguir los pasos de una sociedad que impone reglas y nadie es feliz con eso. No tienes que hacer lo que otros hacen solo porque ellos han determinado que esa es la vida. La vida no es lo que dicen otros sino lo que tú quieres ser y hacer sin ocasionar daño a los demás, que no te importe la opinión de otros. Todos te dicen que es bueno y malo cuando tú sabes mejor que ellos que debes y no debes hacer.

Empieza a tener buena relación contigo mismo cuestionándote tú mismo lo que quieres y te gustaría ser y tus palabras te dirán si te estás edificando o maltratando. Es importante que eches siempre esa miradita por dentro porque a veces no somos conscientes de que nos estamos arruinando el día o toda la vida por usar un diálogo de derrota y fracaso.

Los problemas llegan solos e incluso a veces vienen acompañados por conocidos, vecinos, amigos y familiares o liderados por un jefe o un colega que no se sienten bien y necesitan soltar su basura y nos toman de blanco de dardo para arrojar su pesada mochila o saco de emociones negativas, frustraciones, odio rencores e impotencia. Pero cuando tu tienes buena relación contigo mismo usando el buen diálogo los pensamientos sanos y amándote no permitirás que nadie venga a soltar su veneno hacia ti.

Escúchate todos los días de tu vida, mírate al espejo y quiérete mucho, no se trata de pensamientos de fantasías ni de engañarte sino de valorarte y respetarte lo suficiente para que nadie pueda humillarte, incomodarte y desatar cólera en ti. Se vale estar triste un día porque eres humano y estás vivo sientes y amas a los tuyos y lo que le pase a los tuyos te dolerá.

Se vale llorar porque llorar alivia el dolor y la pena. Se vale gritar porque el gritar hace drenar las emociones negativas. Se vale sentir miedo porque el miedo no es más que una señal de alerta. Se vale que un día no te sientas animado a subir la montaña, enamorarte de alguien, casarte y tener hijos porque más que todo el cuerpo reacciona antes de tomar cualquier decisión seria.

Se vale perder porque es la llave del aprendizaje, se vale caer porque aprendes a levantarte, se vale cometer errores porque es la única manera de enfrentarte al desafío y aprender de ello. Se vale tomar un día una mala decisión porque solo a través del camino en el desierto puedes conocer a Dios o a eso que existe que es algo sobre natural que es más fuerte que tú que puede más que tú y te enseña a tener Fe y que sin Fe no eres nadie. Pero que todo esto venga y valga la vida por lección y no por elección.

Elegimos una vida horrenda cuando no tenemos buena relación con nosotros mismos. Elegimos a cualquiera cuando no sentimos amor por nosotros mismos. Elegimos el conformismo cuando no sabemos lo que valemos y para aprender todo eso debes saber quién eres y a qué viniste a este mundo, si quieres conocerte mírate al espejo después de escucharte y decidir tener la mejor relación contigo mismo.

Se vale en ocasiones no alcanzar una meta porque hay metas que no se alcanzan y no por falta de preparación o merecimiento sino por destino. Recuerda se vale todo pero que sea por lección. Conócete y si puedes ser mejor hazlo corrígete para ti teniendo contigo mismo la mejor relación y tendrás buena vida en abundancia. Amor, Salud y dinero.

¡Gracias, te amo, lo siento por favor perdóname!